Análisis biomecánicosblogWork

¿Podría el análisis biomecánico ayudar en la prevención de lesiones de jóvenes triatletas?

Seguramente la respuesta sea que sí, pero lo interesante sería conocer como. Según  Brenner 2007, el 50% de lesiones en deporte escolar son producidas cuando la carga mecánica repetida excede a la capacidad de remodelación del tejido biológico. Estas lesiones son de tipo micro traumáticas y pueden afectar al hueso, al cartílago, al músculo o al tendón, constituyendo el 85% del total de las lesiones en triatlón (Vleck 2010, Mannienen 1996).

Especialmente en el caso de jóvenes deportistas, la importancia recae en la conservación de aquellas estructuras más importantes durante la etapa de crecimiento hasta los 14-16 años, como la epífisis y apófisis óseas.

 

El análisis biomecánico junto con la valoración músculo-esquelética, puede ayudar a entender los mecanismos de lesión por sobreuso o, por otro lado, conocer la forma de correr para mejorar la técnica y prevenir posibles disfunciones en el futuro triatleta.

Como ejemplo, se explica el análisis biomecánico durante la carrera de un joven de 11 años de edad sin aspectos a destacar en la valoración músculo-esquelética. Para ello, se ha utilizado el vídeo análisis en cámara de alta velocidad y un sensor inercial (GSensor BTS Bioengeenering) colocado a nivel de S1, el cual a partir de la acelerometría y de la cinemática de la pelvis permite conocer todas las variables espacio-temporales, la simetría en cada zancada, su velocidad de propulsión y el comportamiento 3D de la pelvis durante la carrera.

A simple vista, parece que exista cierta inestabilidad durante la fase de apoyo en ambos pies, especialmente en el izquierdo, donde parece incrementar todavía más la pronación de la parte posterior del pie llevando a modificar la alineación del calcáneo, de la rodilla y de la pelvis durante la fase de apoyo.

 

 

Cuando analizamos la carrera de manera más precisa y correlacionamos la información anterior con variables más objetivas, podemos encontrar la siguiente información:

Información aportada por la acelerometría:

  • La velocidad de propulsión del pie izquierdo es menor que en el pie derecho.
  • El tiempo de poyo del pie izquierdo es mayor que en el pie derecho.

Cuando el análisis de carrera se traslada a una gráfica de aceleración sobre el componente vertical, encontramos un índice de simetría del 99%, así como el comportamiento promedio de esta aceleración durante cada una de las zancadas realizadas. Anteriormente, veíamos que la velocidad de propulsión del pie izquierdo era ligeramente menor que la del derecho y al observar la gráfica durante la fase de apoyo podemos ver que tanto la aceleración como la inclinación de esta durante la primera fase de apoyo también es menor. Por consiguiente, el tiempo de contacto del pie izquierdo es mayor que en el derecho.

 

Información aportada por la cinemática 3D de la pelvis:

Siguiendo con la correlación de lo observado en el análisis de vídeo y la acelerometría, pasamos a conocer como se comporta la pelvis durante la carrera y como se ve influenciada por la mayor pronación del retropié izquierdo. Cada uno de los trazados en diferentes colores de la gráfica inferior corresponde a la captura que el sistema ha realizado cada 30”, de modo que cuanto más unidas estén las líneas, mayor estabilidad de la pelvis en ese plano de movimiento.

El principal hallazgo que llama la atención es el incremento del rango dinámico  durante la rotación pélvica. Como dato normativo en varones, este rango no va más allá de los 11º aproximadamente pero vemos que necesita un rango de 21º, por lo tanto incrementado… pero, ¿por qué?. Anteriormente, observábamos que en la fase media de apoyo tanto su pie, rodilla como cadera y pelvis izquierda, realizaban un movimiento distinto al del lado derecho. Si observamos la gráfica inferior de la rotación de la pelvis , veremos que durante la fase de apoyo realiza una exagerada rotación externa pélvica cuando su pie izquierdo está en contacto con el suelo, siendo más inestable que en el lado derecho. Esta situación provoca una mayor inestabilidad sobre la rodilla y cadera del mismo lado.

En base a toda esta información, el trabajo de técnica de carrera, de propiocepción y de fuerza muscular serían claves en la prevenció de futuras lesiones por sobreuso.

 

Bibliografía

Brenner JS, American Academy of Pediatrics Council on Sports Medicine and Fitness. Overuse injuries, overtraining, and burnout in child and adolescent athletes. Pediatrics. 2007;119(6): 1242-5.

Manninen JS, Kallinen M. Low back pain and other overuse injuries in a group of Japanese triathletes. Br J Sports Med. 1996;30(2): 134-9.

Vleck V. Triathlon. En: Caine DJ, Harmer PA, Schiff MA, editores. Epidemiology of injury in olympic sports. Malasia: Wiley-Blackwell; 2010. 294-336

 

Dr. Javier Martínez Gramage

Fisioterapeuta. Universidad UCH CEU

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *